Tarjetas de crédito de tiendas, ¿cómo funcionan?

Todo lo que hay que saber acerca de las tarjetas de crédito de tiendas. Ventajas e inconvenientes de un tipo de tarjeta de crédito cada vez más popular

Hoy en día es bastante habitual que cualquier persona tenga en su cartera una o varias tarjetas de crédito, incluso alguna de débito y alguna otra de revolving. Muchas de estas tarjetas de crédito entran de lleno dentro de la categoría de tarjetas de crédito sin cambiar de banco, que son aquellas que no te exigen en ningún momento que muevas tus ahorros de tu entidad financiera habitual para poder adquirirla. En esta clasificación es donde aparecen las tarjetas de crédito de tiendas, que se están popularizando cada vez más en los últimos tiempos.

Todo sobre las tarjetas de crédito de tiendas

De forma muy similar a lo que pasaría con otras tarjeta de crédito que no requieren que se cambie de banco, para adquirir las tarjetas de crédito de tiendas es necesario contar al mismo tiempo con una cuenta bancaria en cualquier entidad financiera a la que referir el plástico. De esta manera, todas las compras realizadas se irán cargando al final de cada mes en ese lugar, pues es la cuenta a través la cual irá operando este método de pago.

Son muchas las diferentes entidades que cuentan con una tarjeta de crédito de este estilo. Todo el mundo conoce aquí en España las tarjetas de crédito de tiendas y grandes almacenes como El Corte Inglés, IKEA o Carrefour, aunque también pueden adquirirse a través de gasolineras de tanto renombre como Repsol o Cepsa, sin olvidar las empresas de telefonía móvil como Vodafone.

Tarjetas de crédito de tiendas

El atractivo inicial de estas tarjeta de crédito de tiendas suele estar asociado a los descuentos suculentos que cada cadena anuncia para la promoción en la misma. El potencial cliente deberá estudiar en cada caso si los descuentos ofrecidos por la utilización de este dinero de plástico compensará en gran parte la adquisición de una tarjeta de crédito más que añadir a la cartera. Normalmente estos descuentos se suelen encontrar en forma de cheques regalo que posteriormente se usarán de nuevo para adquirir otros productos dentro del comercio. Hay que prestar atención, por ejemplo, a si existe algún tipo de limitación a la hora de usar la tarjeta de crédito de tienda en cuestión en algún otro establecimiento que no sea el asociado con el comercio, aunque esta situación no se suele producir.

Tanto en las tarjetas de crédito de tiendas como en el resto de tarjetas de crédito que no piden al cliente que se cambie de banco, las comisiones suelen menguar de forma sustancial, e incluso en algunos casos casi desaparecer como forma de animar la contratación de las mismas. Además, el límite de la tarjeta de crédito habitúa a ser superior al de los plásticos que se ofrecen en los bancos. Pero no todo suele ser bueno en estas situaciones, pues a cambio de estas ventajas los intereses que se puede encontrar el usuario son mucho más elevados que si decide acudir a solicitar una tarjeta de crédito en su entidad financiera habitual.

El objetivo que persiguen las empresas que emiten estas tarjetas de crédito no es otro que el de fidelizar a los clientes que las contratan. A través de establecer un porcentaje de devolución en las compras efectuadas en sus tiendas y realizar una constante campaña de ofertas y promociones, se intenta que los clientes adheridos compren menos en la competencia y centren todo su desembolso en la propia cadena. También existe la opción de establecer un programa de puntos en lugar de una devolución directa de un porcentaje determinado, introduciendo una capa más de fidelización para empujar al cliente a conseguir su obsequio objetivo.

En Tarjetas-Online.net recomendamos siempre prestar atención al TAE de cara tarjeta de crédito, así como estudiar las condiciones de los pagos aplazados que la entidad financiera o tienda impone.


Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*