Pensión contributiva: qué es y qué tipos existen

En este artículo te contamos qué es una pensión contributiva, qué requisitos se deben cumplir, qué tipos existen y cómo se calcula.

La Seguridad Social en España funciona con un sistema de reparto que supone que los trabajadores actuales pagan las pensiones de los jubilados, pero para acceder a una pensión contributiva es necesario haber cotizado un determinado número de años. En este post te contamos qué es una pensión contributiva, qué tipos existen y cómo se calcula lo que vas a cobrar.

New Call-to-action

¿Qué es una pensión contributiva?

La pensión contributiva es una prestación económica que generalmente tiene una duración vitalicia y que se concede siempre que se cumplan una serie de requisitos. Esos requisitos suelen ser:

  • haber estado dado de alta en la Seguridad Social
  • haber cotizado un número de años concreto 

Las pensiones contributivas se diferencian de las no contributivas en que en estas últimas no influye si se ha cotizado o no a la Seguridad Social y en que la gestión es diferente, en el caso de las contributivas es competencia del Estado y en el caso de las no contributivas de la Comunidad Autónoma que corresponda. 

¿Qué tipos de pensión contributiva existen?

Existen varios tipos de pensión contributiva que son los siguientes: 

  • Jubilación. Incluye varios subtipos como la jubilación ordinaria, la anticipada, la parcial, la flexible y la especial a los 64 años. 
  • Incapacidad permanente. Puede ser total, absoluta o gran invalidez
  • Fallecimiento. Son las pensiones de viudedad, orfandad y en favor de familiares. 

¿Cómo se calcula?

Para que lo entiendas mejor, cuanto más hayas cotizado a la Seguridad Social mayor será la pensión por jubilación que recibas. Si quieres saber cuánto cobrarás debes aplicar a la base reguladora un porcentaje que dependerá de los años que hayas cotizado a la seguridad social. Además, se debe tener en cuenta que existe un periodo mínimo de cotización que es de 15 años. 

La base reguladora se limita por la base de cotización mínima y máxima que se regulan cada año. La mínima es la que coincide con el salario mínimo interprofesional. La máxima establece un límite a partir del cual las personas que se jubilen recibirán la misma pensión. 

En el caso de la incapacidad permanente total el importe a cobrar se calcula aplicando también un porcentaje a la base reguladora. El porcentaje varía en función de la causa de la incapacidad, y el general es de 55%, pero puede aumentar en un 20% para mayores de 55 años en el caso en que, debido a sus circunstancias, puedan tener una dificultad para encontrar empleo en una actividad distinta a la que se ha realizado hasta ese momento. 

Para el supuesto de la pensión de viudedad, por ejemplo, la cuantía de la pensión se calcula de manera diferente dependiendo si el fallecido es un jubilado, un pensionista o un trabajador en activo. El porcentaje general que se aplica a la base reguladora en este caso es del 52%. 

New Call-to-action

Tal y como has visto, para percibir una pensión contributiva tienes que haber cotizado un número de años concreto. Además, cuanto más alta sea la cuantía por la que hayas cotizado, más alta será la pensión. 

En el caso de que quieras cobrar una pensión contributiva y no sepas cómo gestionar la solicitud puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a encontrar la mejor solución para tu caso y a proteger tus intereses