Consejos para no endeudarse con las tarjetas de crédito

El endeudamiento es una de las causas de la crisis financiera, por eso ofrecemos los consejos más importantes para no caer en esta situación.

No hemos parado de escuchar desde el inicio de la crisis financiera que uno de los problemas principales de su aparición ha sido el alto endeudamiento al que se han enfrentado las familias y las pequeñas y medianas empresas durante muchos años. Ha sido difícil no endeudarse con las tarjetas de crédito y otros productos financieros, provocando que la tasa de mora llegara a niveles insostenibles. Junto con el elevado nivel de desempleo que se llegó a alcanzar, los ciudadanos no pudieron cumplir con las obligaciones a las que se comprometieron durante los años anteriores.

no endeudarse con las tarjetas de crédito

Varios fueron los problemas que impidieron no endeudarse con las tarjetas de crédito. La facilidad de acceder a créditos menores a través de este producto financiero provocó dificultades para luego hacer frente a todos los intereses que generaban, y que eran superiores a la media de otro tipo de obligaciones crediticias. Y sí, evidentemente tener una o varias tarjetas de crédito es algo muy cómodo y que ofrece una gran cantidad de ventajas, pero es importante hacer un uso responsable para que no se acabe convirtiendo en un problema grave que ahogue nuestra capacidad de consumo.

Cómo no endeudarse con las tarjetas de crédito

Con dicho motivo, enumeramos algunos aspectos básicos para no llegar a un nivel de endeudamiento insostenible. El primero de ellos y más básico surge al entender que las compras que podamos realizar con una tarjeta de crédito no son gratuitas, y que los pagos correspondientes a su uso se ejecutarán normalmente a principios del siguiente mes. Aquí es donde entra en juego la cuestión del tiempo que tenemos para afrontar ese vencimiento, debiendo de tener unas previsiones bastante exactas de los ingresos y gastos en ese periodo de tiempo para llegar a la fecha de pago con todas las garantías posibles.

También es muy importante tener siempre en mente cuál es el límite que dispone de la tarjeta de crédito, así como ajustarlo con la entidad financiera para que en ningún momento supere nuestras capacidades de pago. Además, en caso de que en algún mes pudiéramos sobrepasar dicha cantidad, saber exactamente cuál sería el sobrecoste asociado con ese exceso. De esta manera seremos conscientes de los intereses que se generarán si hacemos una mala praxis de la tarjeta de crédito.

Es muy recomendable además saber las ventajas de las que dispone cada tarjeta de crédito para así poder usarlas convenientemente dependiendo de los establecimientos donde vayamos a efectuar la transacción. Esto se traduce en descuentos para supermercados, el abono de un pequeño porcentaje al rellenar el depósito… Pequeñas ayudas que nos permitirán sacar el máximo partido a las tarjetas de crédito y ahorrar una pequeña cantidad de dinero importante cada mes.