Contratos de becarios: guía para conocer todos los detalles

¿Buscas información sobre contratos de becarios? Aquí te contamos qué tipos de contratos becarios existen y cuáles son sus características.

contratos becarios" alt="portada">

Los contratos a becarios son una colaboración entre una institución educativa y un centro laboral. Si estás pensando en incorporar a becarios a tu equipo de trabajo o negocio, lo ideal es que no te pierdas este post para que conozcas todos los detalles sobre los contratos a becarios.

New Call-to-action

¿Qué son los contratos a becarios?

Un becario es aquel estudiante universitario o graduado que acaba de terminar sus estudios y desea incorporarse al campo laboral para adquirir experiencia profesional. De esta manera, se acerca a las empresas para iniciar prácticas a través de la firma de un contrato entre la institución de la que viene o recién se graduó, y la empresa en la que desea poner a prueba sus conocimientos.

Los contratos a becarios no siempre son de índole laboral, es decir, son documentos que únicamente tienen carácter formativo, académico o profesional. Aunque sí es importante resaltar que los derechos y obligaciones específicos se establecen en el tipo de contrato.

Es importante destacar que los contratos a becarios deben tener algunos elementos clave, como por ejemplo:

  • Descripción del proyecto de prácticas o formación
  • Política de protección de datos
  • Condiciones de resolución o rescisión
  • Apoyo para estudios

Tipos de contratos a becarios

Existen dos tipos de contratos a becarios, dependiendo de la modalidad y actividades a desempeñar:

Contrato en prácticas

Para este tipo de contrato, la persona debe contar con un certificado de estudios de nivel medio o un título universitario que respalde sus conocimientos. En la mayoría de las empresas, este tipo de contrato tiene una duración mínima de 6 meses y máxima de 2 años.

El contrato en prácticas tiene remuneración económica, por lo que es fundamental recordar que no debe estar por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Contrato para la formación

Por otra parte, el contrato para la formación permite que la persona desempeñe actividades externas curriculares que forman parte de su plan de estudios, o actividades externas extracurriculares que únicamente son para adquirir experiencia laboral. 

El contrato para la formación no solicita ningún título profesional, ya que las actividades que desempeñará también le brindarán teoría para complementar su aprendizaje. Por lo que para este contrato es necesario que la empresa permanezca en constante comunicación con la universidad a la que pertenece el estudiante.

Diferencia entre contratos a becarios en prácticas y contratos para la formación

De acuerdo con el apartado anterior, las principales diferencias entre un contrato y otro son:

  • La existencia de un incentivo económico y la solicitud de un documento profesional únicamente para los contratos de becarios en prácticas.
  • La continuidad al desarrollo académico en los contratos de becarios para la formación.

Antes de finalizar, es importante recordar que si el becario obtiene una remuneración económica, se debe dar de alta en el sistema de Seguridad Social.

New Call-to-action

Como ves, este tipo de contrato permite la inserción laboral del estudiante o recién graduado. Si tienes algún negocio autónomo y deseas incorporar a becarios a las distintas actividades, es importante que primero te asesores para saber qué te conviene más y así tomar la mejor decisión financiera.

Si necesitas más información o asesoramiento personalizado puedes contactar con nosotros.