Pasar del “no llego a fin de mes” al ahorro en 5 sencillos pasos

En este artículo te damos los cinco pasos que debes seguir para dejar de decir “no llego a fin de mes”

Es probable que, si estás leyendo este artículo, seas de los que a los pocos días de cobrar tu nómina ya tienes que estar usando tus ahorros o tarjeta de crédito… ¿te suena? Si sigues leyendo, descubrirás cómo dejar de decir “no llego a fin de mes” y empezar a ahorrar en cinco pasos muy simples. 

New Call-to-action

“No llego a fin de mes”: motivos por los cuales sigues repitiéndolo

¿Sabías que casi la mitad de los españoles no llega a fin de mes? ¿Y que el 44% piensa que no habrá ahorrado nada cuando acabe el año?

Si a final de mes te llega una nómina o tienes una fuente de ingresos constante, no tienes excusa: puedes ahorrar, solamente tienes que esforzarte para salir de ese círculo y buscar soluciones. 

Hay muchas personas que siguen quejándose de no llegar a fin de mes y después cometen errores tan comunes como: 

  • No planificar sus gastos mensuales
  • Despilfarrar energía en el hogar
  • Socializar siempre fuera de casa
  • Ir a hacer la compra sin lista
  • Pagar por servicios que no usa

Si prefieres dejar de lamentarte y pasar a la acción, ¡sigue estos cinco pasos y empieza a ahorrar ahora!

no llego a fin de mes

Empieza a ahorrar hoy en cinco sencillos pasos

  1. Analiza bien tus finanzas. Si no sabes cuánto gastas, nunca conseguirás revertir tu situación. Haz un cálculo exhaustivo de tus ingresos y desembolsos y crea presupuestos para cada uno de los apartados de tu vida. Existen aplicaciones móviles que harán de este hábito algo mucho más ameno y cómodo. 
  1. Encuentra un socio de ahorro. Lo ideal es que sea la persona con quien convives, o si vives solo, proponle a tu mejor amigo o amiga entrar los dos en “modo ahorro”. Será mucho más motivador para ambos si os lo tomáis como un reto compartido, e incluso os podéis proponer regalaros un pequeño “lujo” si conseguís llegar a una meta los dos, como por ejemplo, una cena en un buen restaurante. 
  1. Abre una cuenta paralela para ahorrar. A cada principio de mes, cuando hayas cobrado, transfiere ahí una cantidad que será intocable. Tu rutina se adaptará a ese nuevo presupuesto sin que apenas te des cuenta, y a final de año te alegrará mucho consultar todo lo que has conseguido acumular en esa cuenta separada. Puedes empezar por una cantidad pequeña e ir incrementándola poco a poco. 
  1. Reduce gastos, multiplica ingresos. Intenta recortar facturas siguiendo consejos de ahorro doméstico y haz un cambio de “chip” a la hora de consumir: plantéate qué es realmente imprescindible para ti, y qué otras cosas eran simples caprichos. Si tus ingresos son demasiado limitados, piensa en vender cosas que ya no utilices a través de Internet o añadir un extra a tus ganancias ofreciendo servicios de algo que se te dé bien hacer en tu tiempo libre. 
  1. Márcate una meta. Si estableces un objetivo claro para fin de mes o fin de año, te será mucho más fácil y llevadero conseguir ahorrar. Un truco que también suele funcionar es ponerle nombre a ese ahorro: ¿Unas vacaciones? ¿La entrada de un piso? Sea lo que sea, si sabes cuál será el beneficio mañana del esfuerzo que estás haciendo hoy, la motivación para ahorrar será mucho mayor. 

Si tu situación es puntual y no llegas a fin de mes por un retraso en algún pago, o si se te ha presentado un imprevisto que necesitas solucionar de forma inmediata, también puedes optar por pedir un microcrédito o hacer uso de tu tarjeta de crédito con responsabilidad.

En cualquier caso, recuerda que siempre puedes contar con el equipo de Tarjetas Online si te surge alguna duda sobre cuáles son las mejores formas de olvidarte del “no llego a fin de mes”.

New Call-to-action