Me deben dinero y no tengo nada firmado: ¿qué hago?

Si dices “me deben dinero y no tengo nada firmado”, y no sabes si podrás cobrar la deuda, no pierdas la esperanza ¡Aquí tienes la respuesta!

Me deben dinero y no tengo nada firmado" alt="portada">

Quizás alguna vez has prestado dinero a un amigo o conocido y no lo has visto de vuelta. Le puede ocurrir a cualquiera. Puedes pedir dinero prestado a algún amigo, o que te lo pidan a ti, por una urgencia, por una situación puntual de ahogo o para reflotar una empresa. El caso es, ¿puedo reclamar un importe si me deben dinero y no tengo nada firmado?

New Call-to-action

¿Puedo cobrar si me deben dinero?

Aunque te pueda sorprender, la respuesta es sí. Pero debes saber una cosa: el proceso puede ser complicado y tedioso

Si te deben dinero y no hay nada firmado, existen tres situaciones posibles, según los documentos de los que dispongas, o no:

  • No tienes ninguna prueba escrita de que te deban dinero.
  • Dispones de algún documento, como una factura, donde aparece el dinero que te deben.
  • Dispones de algún pagaré o cheque donde aparece el dinero que te deben.

En los dos últimos supuestos resulta un poco más sencillo abrir una reclamación. Se debe presentar una Preparatoria de la Vía Ejecutiva. En este caso, existe un documento legal que acredita la deuda, pero que no está firmado por un notario, por lo que no tiene validez jurídica. Solo es un título no ejecutivo, que indica que existe una deuda pero no es válido como prueba en un juicio ejecutivo. Por ello, se debe ir por esta vía y no por la vía judicial.

Pero, ¿y si me deben dinero pero no tengo nada firmado?

Este es el caso más complicado de todos. Es difícil que un juez lleve adelante una demanda de reclamación de dinero sin ningún documento.

Pero existe la posibilidad de probarlo por otros medios distintos: testigos que acrediten que existe deuda, pruebas materiales de que se ha realizado un servicio o de que ha habido una entrega de producto y no ha habido compensación económica a cambio… Cualquiera de estas pruebas, junto con una declaración formal del declarante, puede ser válida en un juicio.

Extrajudicialmente, existen empresas especializadas en estos casos que intentan cobrar la deuda. El éxito en el cobro dependerá mucho de la actitud del deudor y de que conozca si existen o no pruebas que acrediten esa deuda. Se pueden dar dos situaciones;

  • El deudor conoce la deuda y sabe que el acreedor no tiene pruebas de ello. Solo se puede confiar en la buena fe del deudor. Pero este puede negarse a pagar y decir que no existe tal deuda.
  • El deudor desconoce si existe algún documento que acredite la deuda y si el acreedor dispone de él. En este caso, es posible que el deudor atienda los requerimientos del acreedor y haya solución.

Existe otra vía de reclamación, que solo es válida si lo que te deben es dinero, no si la deuda es producto de un intercambio de bienes o de un servicio. Estos son los pasos a seguir en este caso: 

  • Solicita por escrito el cobro de la deuda al deudor. Debes reclamar por burofax, no es válido el simple hecho de enviar una carta.
  • Si no atiende al burofax, presenta una demanda de reclamación de deuda por el procedimiento monitorio. Si reclamas menos de 2.000€ puedes hacerlo sin abogado o procurador. Es conveniente tener algún tipo de prueba, como que la deuda ha vencido o la cantidad determinada. Si puedes, que un abogado revise la demanda. 
  • Si el juzgado admite la demanda, pedirá la cantidad al deudor. Si el deudor no paga, habrá un juicio o vista oral y el juez tomará la decisión final.

Este último caso se aplica si es una empresa la que te debe dinero. Si es tu empleador, se abrirá  un procedimiento monitorio laboral, y se pueden reclamar cantidades de hasta 6000€.

Ya has visto que si te deben dinero y no tienes nada firmado existen algunas opciones para cobrar la deuda. Aunque a veces puede resultar complicado, no es imposible. Así que, ya sabes, no pierdes nada por intentarlo.

New Call-to-action