¿Qué es la carencia de un préstamo? Ventajas e inconvenientes

¿Buscas información sobre la carencia de préstamo? En este artículo te explicamos cómo funciona, además de sus ventajas e inconvenientes.

carencia préstamo" alt="portada">

La carencia de un préstamo es un concepto, quizás poco conocido, que puede resultar útil en ciertas circunstancias. Se trata de un recurso al que puedes recurrir en un momento delicado de tu economía. La carencia de préstamo tiene ventajas e inconvenientes, te las explicamos a continuación.

New Call-to-action

¿Qué es la carencia de préstamo?

La carencia de préstamo es una cláusula, incluida en los préstamos, que puede ejecutarse para pagar menos cuota mensual. Puede incluso permitir no pagar la cuota mensual durante un plazo determinado. Este plazo puede ser un tiempo variable: un mes, varios meses, o incluso un año, y se conoce como “el periodo de gracia”.

El acuerdo se debe consensuar entre ambas partes, por lo que la entidad financiera debe estar de acuerdo. Tanto la inclusión de esta cláusula de carencia de préstamo, como el periodo en el que puede usarse deben quedar definidos en el momento de la firma del préstamo.

Ventajas e inconvenientes de la carencia de préstamo

La cláusula de carencia de préstamo tiene ventajas e inconvenientes:

Ventajas

La principal ventaja es, obviamente, el desahogo económico que supone dejar de pagar alguna cuota del préstamo. Si debes hacer frente a algún gasto inesperado, o a un problema laboral concreto, puedes dejar de pagar el préstamo durante el tiempo acordado y disfrutar así de un pequeño salvavidas para reflotar tu economía durante ese periodo.

Inconvenientes

El inconveniente de la carencia de préstamo es que se retrasa la fecha de vencimiento del préstamo, lo que implica aumentar el tiempo de amortización. Esto significa que, al aumentar el tiempo de amortización, los intereses del préstamo también aumentan y acabas pagando más.

Es importante tener la seguridad de que quieres ejecutar la cláusula de carencia de préstamo, ya que prolongar en el tiempo el periodo de gracia hace aumentar la deuda, y puede provocar que pierdas el control de la situación. En ese caso, en lugar de ser un salvavidas para tu economía puede llegar a ser todo lo contrario.

Tipos de carencia de préstamo

Carencia de amortización

Este es un tipo de carencia de préstamo que se aplica para pagar una cuota más reducida, durante cierto tiempo. Para ello se define un periodo en el que solo se pagan los intereses del préstamo, sin amortizar nada del capital prestado. La cuota mensual se ve reducida, pero no se está pagando nada del préstamo.

Carencia total

Este tipo de carencia de préstamo se aplica cuando no se desea pagar ninguna cuota. En este caso no se pagan intereses ni se amortiza el capital prestado.

Si te acoges a la carencia total debes saber que al final del préstamo habrás pagado más que si te acoges a la carencia de amortización. Lo que pagues de más dependerá de los intereses del préstamo que hayas acordado con la entidad financiera.

Ahora que ya sabes las consecuencias que tiene ejecutar la carencia de un préstamo, debes valorar si te conviene hacerlo, o no. Haz números, compara, y elige qué opción te interesa más, según tu situación financiera. Y si tienes alguna consulta al respecto, no dudes en contactar con nosotros y encontrarás el asesoramiento financiero que necesitas.

New Call-to-action