Qué es tu salud financiera y cómo mejorarla en 5 pasos

¿Quieres saber qué es la salud financiera? En este artículo te hablamos sobre ella y te aconsejamos sobre cómo mejorarla en 5 pasos.

Salud financiera" alt="portada">

Tener una buena salud financiera es un requisito primordial para nuestro bienestar económico y psicológico. Saber que tus finanzas están en una buena situación es fundamental para vivir tranquilamente y sin ansiedades. En este artículo te contamos qué es la salud financiera y te damos cinco pasos que puedes llevar a cabo para mejorarla

New Call-to-action

¿Qué es la salud financiera?

Consideramos que una persona tiene una buena salud financiera cuando tiene una situación económica en la que es capaz de cumplir con sus obligaciones financieras y dispone de ahorros que hacen que se encuentre tranquila respecto a su futuro económico y le den la capacidad para tomar decisiones que le permitan disfrutar de su vida

Llegados a este punto, ¿cómo podemos medir la salud financiera?

Para medir la salud financiera de un individuo necesitaremos datos referentes a sus gastos, ingresos y ahorros, tanto a corto como a largo plazo. También se requiere información sobre su capacidad de endeudamiento y datos relacionados con su planificación económica y los seguros que posee. 

Esta información puede conseguirse a partir de encuestas y de datos del cliente que permitan cuantificar su conducta.

Salud financiera: qué es y pasos para mejorarla

Cómo mejorar tu salud financiera: 5 pasos

Ahora que ya sabes en qué consiste el concepto de salud financiera te preguntarás, ¿qué puedo hacer para mejorarla?

Ahora que ya sabes en qué consiste el concepto de salud financiera te preguntarás, ¿qué puedo hacer para mejorarla?

  1. Valora tus ingresos y deudas

    Para ser consciente de su situación económica, es importante que calcules por separado tus ingresos y deudas. Los ingresos o activos pueden ser el efectivo, los ahorros, bonos, acciones y cualquier cosa de valor, como un coche o un piso de propiedad. Los pasivos pueden comprender una hipoteca, un préstamo o una deuda con una tarjeta de crédito

    Para tener una buena salud financiera, los ingresos siempre deben de estar por encima de las deudas. Pero si te encuentras endeudado por algún motivo, ¡no te preocupes! Lo único que significa es que tienes trabajo por hacer. 

  2. Evalúa periódicamente tus metas 

    Cada un periodo de tiempo establecido, considera evaluar las metas económicas que tienes a corto, medio y largo plazo. Piensa en si siguen siendo relevantes, cuánto cuestan y si vas por buen camino para conseguirlas.

    Algunas metas a largo plazo como ahorrar para una casa puede que no cambien demasiado y con evaluarlas una vez al año baste. Pero las metas a corto plazo, como saldar la deuda de tu tarjeta de crédito, o a medio plazo, como ahorrar para el viaje de tus sueños, puede que cambien con más frecuencia y necesiten una evaluación cada tres o seis meses

  3. Revisa tu informe de crédito

    El informe de crédito recoge la información sobre el estado de tus créditos y tu historial de pagos de facturas. 

    Es importante que mantengas tus pagos al día y vayas liquidando tus deudas, no sólo para poder vivir con tranquilidad, sino también para tener un buen historial que te permita pedir préstamos mayores si llegas a requerirlo. 

  4. Diversifica y minimiza riesgos

    La diversificación es un punto clave para minimizar el riesgo en caso de que elijas invertir tus ahorros, pues el capital queda repartido entre diferentes empresas, divisas o sectores económicos. De este modo, si una de tus inversiones no va del todo bien, no verás todo tu capital afectado, sólo una parte.
     
    Además, de minimizar el riesgo, diversificando ampliaras tus posibilidades de rentabilidad. Una buena forma de invertir de forma diversificada es mediante los fondos de inversión. 

  5. ¡Pon a trabajar tus ahorros!

    Los fondos de inversión pueden ser una buena oportunidad si quieres tener tus ahorros a buen recaudo y hacerlos aumentar.
    Hay una gran diversidad de tipos de fondos: renta fija, renta fija mixta, renta variable, renta variable mixta, etc.

New Call-to-action

Ahora que ya sabes en qué consiste la salud financiera y cómo puedes mejorarla, ¡ya puedes ponerlo en práctica! Si sientes que necesitas asesoramiento sobre cómo administrar tus finanzas, ponte en contacto con nosotros. ¡Te ayudaremos en lo que haga falta!